Visita artística al Teatro Real de Madrid

“El teatro es poesía que se levanta del libro
y se hace humana.”

(Federico García Lorca)

Los días de confinamiento van pasando y a veces no sabemos muy bien en qué día vivimos, si es un lunes o un sábado. Este mes ha sido el día del padre, hemos cambiado de estación, para dar paso a la siempre bonita primavera y en la madrugada de este próximo domingo cambiaremos la hora y todos los relojes deberán adelantarse. Pero además este mes está marcado en rojo para quienes se dedican al mundo artístico, ya que desde hace casi 60 años hoy, 27 de marzo, es el DÍA MUNDIAL DEL TEATRO. 

El TEATRO REAL DE MADRID es de los pocos teatros nacionales que ofrecen distintas visitas guiadas y todas ellas muy interesantes, aunque desde mi punto de vista deberíamos comenzar siempre por la VISITA GENERAL, en la que un guía nos explica la historia del teatro y nos muestra la estructura del edificio y su decoración interior. De todo esto ya os hablé en un post anterior, hace justo un año, donde explicaba los distintos tipos de visitas, mis impresiones en esa primera visita al Real y donde os enseñaba las bonitas fotos del teatro, tanto del exterior como del interior.  Para quien tenga curiosidad por recordarlo os dejo un enlace aquí.

Fachada principal del Teatro Real, frente a la Plaza de Oriente

Hoy os traigo una visita diferente, más pintoresca, única y muy recomendable. Se trata de la VISITA ARTÍSTICA, basada en la puesta a punto de una función de ópera: montaje de los ensayos, departamentos de caracterización y vestuario, peluquería, camerinos, salas de ensayo del coro y de la orquesta, etc. A continuación os muestro datos que pueden ser de vuestro interés, si os apetece realizar esta visita en el futuro.

HORARIOS Y PRECIOS:
HORARIO:
Lunes a Domingo, a las 09.30 horas
Duración: 1 hora y 15 minutos

PRECIO:
General: 12 Euros
Reducido: 10 Euros (mayores de 65 años, menores de 26 y familias numerosas)
Gratuito: Menores de 7 años

Al igual que en la visita general, el recorrido de la visita artística se inicia en el FOYER (vestíbulo principal), donde nos espera la guía. A continuación nos trasladamos a la SALA GAYARRE, que es nuestra primera parada. Esta pequeña sala, con capacidad para 190 personas, suele ser utilizada para actividades complementarias como conferencias, presentaciones de libros, entregas de premios o incluso representaciones de pequeñas obras teatrales.

Sala Gayarre
Pequeño escenario de la Sala Gayarre, preparado para una obra teatral

Posteriormente pasamos a la SALA DE ENSAYO DE PUESTA EN ESCENA (S.E.P.E), donde está el REGIDOR, que es quien marca las entradas y salidas del escenario a todos los que participan en la ópera.

Sala de ensayo de puesta en escena

Más tarde podemos ver las SALAS DE ENSAYO DEL CORO Y DE LA ORQUESTA. En la Sala de ensayo del Coro conviven voces de varias nacionalidades distintas y cantan hasta en nueve idiomas. La Sala de ensayo de la Orquesta, también llamada Sala de Manuel de Falla, está revestida de madera y de su techo se descuelgan grandes paraguas con una doble función: iluminación y acústica. Esta sala es similar a la Sala Principal, donde se representará la función de ópera, para que los ensayos no difieran de la interpretación.

Sala de ensayo del Coro
Sala de ensayo de la Orquesta
Detalle del techo de la Sala de ensayo de la Orquesta

La Sala de ensayo de la Orquesta se utiliza también para entregas de premios, cenas y almuerzos, recitales o presentaciones, ya que a través de sus columnas se puede ver el Madrid antiguo.

Vistas desde la Sala de ensayo de la Orquesta

Muy cerca también está la amplia SALA DE ENSAYO DEL BALLET. Como curiosidad hay que mencionar que esta sala y la de Ensayo de Puesta en Escena tienen las mismas dimensiones y el mismo acceso de entrada y salida que la Sala Principal o escenario, para que los cantantes se acostumbren al espacio del que dispondrán cuando tengan que representar la obra.

Pero a mí me resultaron especialmente interesantes la SASTRERÍA y el TALLER DE CARACTERIZACIÓN, donde se elaboran trajes y pelucas de forma totalmente artesanal para la puesta en escena de los cantantes de la ópera. Lo mismo se envejece un uniforme de soldado que se confecciona un vestido de alta costura o se fabrica una peluca. Todo hecho a mano.

Nos contaron algunos datos curiosos, como que las prendas de ropa se guardan en unas fundas de algodón que ellos mismos realizan, puesto que esa misma ropa es la que se utiliza en los ensayos y debe estar impecable para la función. O que si una cantante tiene que llevar crinolina (una enagua voluminosa como las utilizadas en “Lo que el viento se llevó”) debe ensayar siempre con ella, para aprender a moverse con soltura.

Además, tienen tres almacenes para ropa (uno para hombres, otro para mujeres y otro de tránsito). Y un almacén más para zapatos, con 5.000 pares, que se compran en la calle, pero se transforman en el taller.

Prendas guardadas en fundas de algodón y, en el centro, una crinolina

En la Sastrería hay varias máquinas de coser, pero también maniquís, hilos, agujas, perlas para coser en la ropa, etc.

También hay una Sala de Planchado y otra de Lavandería. Todo debe estar perfecto.

Y en el Taller de Caracterización pudimos ver cómo se confeccionan y tiñen las pelucas y postizos, totalmente artesanales.

Es también curioso la variedad de cajas con bigudíes de diferentes tamaños, para peinados.

Me sorprendió mucho lo bien organizado que está todo, lo cual se debe en gran parte a Ovidio Ceñera, el jefe de sastrería y caracterización, con el que nos encontramos. Me pareció una persona muy exigente y perfeccionista con su trabajo, cuidando cada detalle al máximo y con una gran seriedad y profesionalidad.

La visita termina en los CAMERINOS, donde los cantantes pueden vestirse, peinarse y maquillarse antes, durante y después de su actuación.

Como podéis ver, en uno de los camerinos había un piano…

Es increíble todo el trabajo que hay detrás de cualquier obra o espectáculo. Nosotros sólo vemos el resultado final, pero a veces no somos del todo conscientes que es el fruto de un arduo trabajo de muchos profesionales que funcionan como una máquina perfectamente organizada, para que todo salga impecable y se obre la magia. ¡Enhorabuena a todos ellos y muchas gracias por mostrarnos una pequeña parte de su mundo! En mi opinión es un privilegio poder contar con la posibilidad de descubrirlo.

¡FELIZ DÍA MUNDIAL DEL TEATRO!

2 respuestas a “Visita artística al Teatro Real de Madrid”

  1. Visita más que recomendable en cualquiera de sus versiones. La lista de datos interesantes y anécdotas es casi interminable, y la magnitud del edificio es mucho mayor que su imponente aspecto exterior. Además la pasión y el cariño de los guías, que son voluntarios, hace la experiencia más cercana y familiar.

  2. Es una experiencia realmente interesante, muy recomendable si visitamos Madrid.
    Y en efecto, los guías son personas voluntarias, que disfrutan del teatro y hacen de él su pasión. Gracias por recordarlo.

Deja una respuesta