Mi experiencia en la Feria del Libro de Madrid

“Un lector vive mil vidas antes de morir.
Aquel que nunca lee vive sólo una”.

(George R.R. Martin)

Hoy, 23 de abril, es el DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO y una manera diferente de viajar es a través de los libros y su capacidad para hacernos soñar.

Como buena lectora que soy, la Feria del Libro de Madrid es de esos eventos a los que siempre he querido ir, pero por distintos motivos (principalmente laborales) no había tenido la oportunidad de conocer… hasta 2018. Dos años más tarde y en tiempos de confinamiento, me gustaría rescatar esa bonita y recomendable experiencia.

Para disfrutar de la Feria del Libro de Madrid tenemos que desplazarnos al Parque del Retiro (del que escribí un post hace tiempo, que os dejo aquí por si os apetece recordarlo) y suele abarcar desde finales de mayo a mediados de junio, pero este año, debido al Covid-19, será del 2 al 18 de octubre, suponiendo que para entonces hayamos superado esta pesadilla, claro.
Pero vamos con un poquito de historia, pues esta feria no siempre estuvo en el parque más famoso de Madrid…

La 1ª Feria del Libro de Madrid fue en el Paseo de Recoletos, en 1933, como parte de los actos de la Semana Cervantina. Estaba formada por casetas pintadas de diferentes colores, sobre las que se habían instalado altavoces, cuyo objetivo era oír los discursos de las autoridades el día de la inauguración, pero también a los escritores del momento, que iban tomando la palabra a lo largo de la semana.

Discurso de inauguración, en 1933 (Imagen de http://www.ferialibromadrid.com)
Inauguración 1ª Feria del Libro de Madrid, en Paseo de Recoletos (Imagen de http://www.memoriademadrid.es)

Los libreros, editores y distribuidores fueron aumentando con el paso de los años y se hizo necesario un espacio mayor, por lo que desde 1967 la Feria del Libro se trasladó a El Retiro, donde continúa actualmente con bastante éxito. Y desde 1982 pasa a denominarse “Feria del Libro de Madrid”, a la que se concedió el Premio Nacional al Fomento de la Lectura (por el Ministerio de Cultura en 2003) y el Premio de Proyección Internacional de la Ciudad de Madrid Benito Pérez Galdós (otorgado por el Ayuntamiento de la ciudad en 2009).

Como curiosidad hay que decir que el Paseo de Recoletos se resiste a perder su nostalgia librera y actualmente celebra cada año la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión.

Feria del Libro de 1944, en el Paseo de Recoletos (Imagen de www.secretosdemadrid.es)

Cada año se diseña un cartel promocional que represente la esencia de la Feria del Libro, a lo largo de su historia. Éstos son algunos de los carteles de los últimos años, entre los que hay que destacar el del gato rojo, con el libro a modo de bigotes, que fue bastante polémico por su excesiva simplicidad y por estar íntegramente escrito en minúsculas.

Cartel Feria del Libro de Madrid 2019
2016
2013
2018
2015
2012
2017
2014
2011

Pero conviene también echar la vista atrás y recordar algunos de los carteles diseñados entre los años 1945 y 1968. Las diferencias son bastante grandes, como podéis ver y es que el diseño gráfico todavía no había hecho acto de presencia. En todo caso, yo soy bastante nostálgica y veo cierto encanto en estos diseños, ¿no os parece?

1968
1962
1951
1964
1957
1947
1963
1956
1945

Seguimos con las curiosidades y os diré que la Feria del Libro de Madrid es la mayor feria que existe al aire libre y que está considerada una de las mejores de Europa. Cuenta con casi 500 expositores y todos los años recibe a un país invitado. En nuestra visita de 2018 fue Rumanía (España es el país que más literatura rumana traduce). Una lástima no haber podido ir el año anterior, pues el homenajeado fue Portugal, un país que me encanta.
Este año 2020, en la 79ª edición de la Feria del Libro de Madrid, será Colombia el país invitado, pero como os he comentado antes, eso no será posible hasta el mes de octubre.

En esta feria los escritores promocionan sus obras a través de la firma de libros y los visitantes podemos encontrarnos tanto a autores consagrados como noveles, famosos o desconocidos, novelistas, poetas, etc. Algunos de ellos han repetido varias veces, entre los que se encuentran Arturo Pérez Reverte o Christian Gálvez. Me hubiera gustado coincidir con María Dueñas o Carlos Ruiz Zafón, dos de mis escritores favoritos, pero no ha podido ser.

Es bonito ver El Retiro lleno de casetas, con grandes editoriales conocidas por todos como Planeta, Plaza & Janés o Alfaguara. También está representada la Real Academia de la Lengua. Y hay una curiosa editorial, Tipos Infames, creada por tres chicos que apostaron un día por un sueño y que hoy son los propietarios de una librería-vinoteca especializada en narrativa independiente.

Pero para curiosidad la de estas dos editoriales asturianas que nos encontramos: Hoja de Lata, que según su página web nace para “construir un catálogo de cuidados artefactos narrativos, al estilo de los entrañables juguetes de hojalata que tuvimos en nuestra infancia” y Satori Ediciones, especializados en cultura y literatura japonesa. Todo un grato descubrimiento para nosotros, que somos asturianos.
Y, sorprendentemente, al lado de Satori Ediciones estaba Gigamesh, la editorial de la aclamada serie Juego de Tronos, de la que ya hablé en dos ocasiones en este blog.

En nuestra visita tuvimos la suerte de que había poca afluencia de gente, quizás porque la climatología no acompañaba mucho. De esta forma pudimos ver todas las casetas con calma y pararnos en aquellas que nos llamaron más la atención.

Pero lo habitual es que haya mucho público, por lo que hay que armarse de paciencia, sobre todo si queremos que nuestro escritor favorito nos firme un libro…



Algunas recomendaciones para quienes visiten en un futuro la Feria del Libro de Madrid son las más básicas: calzado cómodo, una botella de agua y un abanico. Dentro de lo posible es mejor ir entre semana y por la mañana, para evitar las aglomeraciones de gente y sobre todo paciencia, mucha paciencia.

Sólo un último apunte, en forma de crítica constructiva: el calendario de firmas se publica con muy poca antelación en la página web de la Feria del Libro de Madrid y, para los que nos gusta organizar las vacaciones con tiempo, es complicado hacerlas encajar con el día de la firma de nuestro escritor favorito.
Quizás eso pueda cambiar para futuras ediciones, aunque supongo que será difícil cuadrar agendas con los escritores.

Hasta entonces, intentemos fomentar más la lectura y hacer de ella un hábito.

¡¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO!!

Os espero en el próximo post.

Deja una respuesta