Ermita de la Regalina, un rincón con encanto

“Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”.
(Mario Benedetti)

Volvemos a Asturias para descubrir otro de sus magníficos rincones. En el concejo de Valdés (cuya capital es la bonita villa de Luarca) se encuentra un pequeño pueblo llamado Cadavedo, con apenas 600 habitantes y donde un simple y agradable paseo nos permite admirar su rico patrimonio arquitectónico, formado por impresionantes casonas de indianos, muy bien conservadas. Entre todas ellas destaca Villa Hilda, construida en 1927 por un emigrante a Cuba que hizo fortuna con la industria tabaquera. O también la Casa Roja, construida en 1899 por un emigrante a Uruguay y reconvertida en hotel rural desde 2006, formando parte del club “Casonas Rurales”, del que ya os hablé con anterioridad.

Pero sin duda el rincón más bonito del pueblo es la Ermita de Santa María de Riégala, levantada en 1931 y desde donde se pueden admirar preciosas vistas.

La Virgen de Nuestra Señora de Riégala (popularmente llamada “La Regalina”) es la patrona de Cadavedo. Cuenta la leyenda que su imagen fue encontrada por un campesino en el interior del tronco hueco de un castaño, situado en las inmediaciones de la fuente de Riégala.

Cadavedo, además de excelentes casonas de indianos, también cuenta con casi 100 hórreos y uno de ellos se encuentra junto a la ermita de La Regalina, en bastantes buenas condiciones. Debajo de él podemos ver dos carros del país, que eran medios de transporte de tracción animal, tirados generalmente por bueyes o vacas y que facilitaban la supervivencia del mundo rural, proporcionando comodidad a los agricultores en el trabajo diario de la tierra. Hoy en día están en desuso, debido a la aparición de los tractores o al progresivo abandono del campo.

Las fiestas de La Regalina, declaradas de Interés Turístico Regional, tienen su origen en 1931 a iniciativa del padre Galo Antonio Fernández (conocido con el seudónimo de “Fernán Coronas”), natural de Cadavedo y figura clave de la literatura en lengua asturiana.
Desde entonces, cada último domingo de Agosto se celebran las fiestas en el Campo de la Garita, frente a la ermita. El día grande comienza con una misa al aire libre, para dar paso al desfile folclórico con trajes típicos asturianos y carros del país, engalanados para la ocasión; procesión de ramos de pan y dulces; bailes y danzas al son de la música tradicional; verbenas… todo ello aderezado con las preciosas vistas de la costa y sus acantilados.

Campo de la Garita
Fiestas de La Regalina (Imagen de www.elcomercio.es)

Seamos o no creyentes, el entorno de la Regalina atrae a todos por igual. Sobran las palabras para describir las impresionantes vistas de este Paisaje Protegido de la Costa Occidental. Las fotos hablan por sí solas, ¿no os parece?




Finalmente aprovecho para comentaros que muy cerca de Cadavedo se encuentran Cudillero y Luarca, dos de los pueblos más bonitos y pintorescos de Asturias. Y en Castañeras (concejo de Cudillero) también merece la pena acercarse a conocer la paradisíaca Playa del Silencio,  a la que hay que llegar caminando unos 500 metros.

Cudillero
Luarca
Playa del Silencio

La próxima semana hablaremos con más detalle de Luarca y visitaremos uno de sus rincones más sorprendentes. ¡Os espero amigos!

 

 

Deja una respuesta