Breve parada en Bilbao

“La arquitectura debe hablar de su tiempo y lugar, pero anhelar la atemporalidad.”
(Frank Owen Gehry)

Dos horas en Bilbao dan para poco, pero era el tiempo que teníamos antes de llegar a San Sebastián (de la que ya hablé la semana pasada). Pudimos ver algunos de los rincones más representativos de la ciudad,  pero nos quedó mucho en el tintero… para una próxima vez.

Si hay un museo famoso en toda España ese es el Guggenheim de Bilbao. Diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry y abierto al público desde 1997, se trata de un innovador y curvilíneo edificio de 24.000 m², recubierto de planchas de titanio. Su espectacularidad a nadie deja indiferente.

DSC06729
Entrada al museo Guggenheim

DSC0670420160802_13142820160801_223541

La fachada posterior del museo está rodeada por un estanque y tiene una gran terraza. En su extremo podemos ver un ramo de coloridas y brillantes flores, similares a globos de fiesta: es la escultura “Los Tulipanes“, de Jeff Koons, mismo diseñador que el famoso perro de flores que hay en la plaza y del que hablaré más tarde.

20160801_220846
Parte posterior del museo, donde se aprecia la terraza y el estanque
DSC06694
Los Tulipanes, a la derecha de la imagen

Los alrededores del museo son una exhibición artística de llamativas esculturas. Por ejemplo, “El gran árbol y el ojo”, del escultor hindú Anish Kapoor, consta de 73 esferas reflectantes de acero inoxidable y representa “la naturaleza fugaz de la apariencia de las cosas”. Cada esfera se refleja a sí misma y a medida que nuestra mirada asciende por la escultura el ángulo de las imágenes va cambiando. Este complejo diseño está situado en el estanque de la parte trasera del museo y supuso un coste de  3,5 millones de euros.

DSC06696
El gran árbol y el ojo. Al fondo, el edificio más alto del País Vasco: la Torre Iberdrola, con 165 metros de altura y helipuerto de 18 metros de diámetro

También en la parte trasera del museo, podemos ver a “Mamá“, una inquietante araña de 8 patas y 9 metros de altura y fabricada en bronce, acero y mármol. Creada por la artista francesa Louise Bourgeois como homenaje a su madre, que era tejedora, representa la dualidad de la maternidad: fortaleza frente a fragilidad o vulnerabilidad.

DSC06685

En un extremo del museo está situado el “Puente de la Salve“, que recibe ese nombre porque los marineros le cantaban una Salve a la Virgen de Begoña, que divisaban desde esa zona del puente, tras llegar con sus barcos al puerto de Bilbao por la ría.

20160802_185758
Presidiendo la plaza de entrada al museo nos encontraremos con “Puppy”, el símbolo más representativo y fotografiado del museo y, quizás, de la ciudad de Bilbao. Diseñado en 1992 por el controvertido y polémico artista americano Jeff Koons (el mismo de “Los Tulipanes”, recordad) e inspirado en un cachorro de raza West Highland Terrier blanco, este perrito cuenta con una altura superior a los 12 metros y una estructura interna de acero inoxidable de 16 toneladas, cimentada sobre una base de hormigón y recubierta de tierra abonada cada mes y una gran variedad de flores naturales con un sistema de riego interno homogéneo, que se activa cada noche durante hora y media. Como curiosidad, mencionar que el único sitio donde carece de flores es la papada, donde se coloca hiedra, por su facilidad para crecer hacia abajo.
Las flores se cambian totalmente dos veces al año: en Mayo, con begonias, claveles, petunias, etc y en Octubre, con pensamientos, que resisten mejor las bajas temperaturas. Este cambio de traje ronda los 100.000 euros.

DSC0672720160801_224104

Si necesitáis hacer un alto en el camino siempre podéis sentaros en esta terraza situada en las inmediaciones del museo y tomaros uno de sus variados pinchos, acompañado de un refresco o café. Puro relax.

DSC06707

Las esculturas de Bilbao son bastante llamativas. Ésta, por ejemplo, es del escultor vasco Jorge Oteiza y tiene un nombre bastante rimbombante: “Variante ovoide de la desocupación de la esfera“, pero popularmente se conoce como “La Txapela“, un nombre más simple y fácil de recordar, ¿verdad?. El edificio que está detrás es el Ayuntamiento. Construido sobre el antiguo Convento de San Agustín (en ruinas desde 1836, como consecuencia de la Primera Guerra Carlista), el actual Ayuntamiento tiene en su interior un precioso y lujoso salón de recepciones, de estilo árabe, que anotaré sin falta en mi agenda de viajes para una futura visita a la ciudad.

20160802_190732
Ayuntamiento y escultura de Oteiza

Esta foto fue tomada desde el coche, tiene mala calidad, pero es la única que tengo para mostraros la impresionante estatua del Sagrado Corazón de Jesús, en la plaza del mismo nombre. Inaugurada en 1927, la estatua tiene 40 metros de altura, de los cuales 10 pertenecen a la figura religiosa, que es de bronce. El resto, piedra caliza. Como curiosidad, decir que en 1933 se sometió a votación su posible demolición, por motivos políticos.

20160802_191253
Estatua y Plaza del Sagrado Corazón de Jesús

Por último y ya de vuelta al coche, descubrimos esta preciosa fuente con una estatua de Euterpe, musa de la música en la mitología griega, que es un homenaje al compositor vasco de música clásica Juan Crisóstomo de Arriaga, denominado “El Mozart español”, por sus grandes dotes musicales desde niño y que falleció pocos días antes de cumplir los 20 años, por tuberculosis. La estatua sostiene una lira y mira al cielo, en señal de dolor, por la temprana muerte de Arriaga. No está exenta de polémica, pues inicialmente la estatua estaba desnuda y en 1948, al considerarla demasiado impúdica, se inició una campaña para retirarla a los sótanos del Museo de Bellas Artes y sustituirla por ésta que os muestro en la foto, vestida y menos controvertida. Hoy en día, la estatua desnuda salió de los sótanos para ocupar un lugar privilegiado en el exterior del Museo.

DSC06670
Nos quedaron unos cuantas cosas pendientes, como la Basílica de Begoña, las Torres Isozaki, el mencionado salón árabe del Ayuntamiento, los Jardines de la Misericordia, la Universidad de Deusto o un paseo en barco por la ría, a través de Bilboats… pero eso tendrá que ser para otra visita, con más tiempo.
¡¡Hasta el próximo viaje, amigos!!

DSC06683

Deja una respuesta