La Coruña y el faro más antiguo del mundo

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.
(Marcel Proust, novelita francés)

Volvemos a las inolvidables tierras gallegas para hablar de la bonita ciudad de La Coruña y comenzamos nuestro viaje en una de sus zonas más turísticas e importantes: la Plaza de María Pita, donde se encuentra también la Casa Consistorial, un impresionante edificio que desde 1918 es sede del Ayuntamiento de la ciudad.

Pero… ¿quién fue María Pita?
María Mayor Fernández de Cámara y Pita fue la protagonista indiscutible de la historia de Galicia. Su gran contribución tuvo lugar en 1589, cuando derrotó al corsario Sir Francis Drake, quien trataba de asediar La Coruña como venganza por el fallido ataque un año antes de la “Armada Invencible”, la flota enviada por el rey Felipe II contra Inglaterra, en una época en la que ambos países estaban enfrentados militarmente.

Esta bonita plaza es un homenaje a la heroína gallega y la preside un monumento suyo, hecho en bronce y con una altura superior a los 9 metros. Una visita imprescindible, donde disfrutar también de las preciosas terrazas.

Monumento a María Pita
Ayuntamiento de La Coruña
Terrazas en la Plaza de María Pita

Pero quizás el emblema coruñés por excelencia sea la Torre de Hércules, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2009 y Bien de Interés Cultural en 1931.
Fue construida por los romanos como faro de navegación, entre los siglos I y II y puede presumir de ser el único faro romano en funcionamiento y el más antiguo del mundo.

La entrada cuesta 3 euros (1,50 para menores de 14 años y mayores de 65) y tiene aparcamiento gratuito.

A lo largo del tiempo la Torre tuvo distintos nombres. En la época romana se la denominó “Farum Brigantium”; en la época medieval, “Faro o Castillo Viejo” y desde el siglo XIII se la conoce como “Torre de Hércules” en base a “Estoria de Espanna”, una obra de Alfonso X el Sabio donde se relata cómo el héroe griego Hércules construyó un enorme faro para conmemorar su victoria sobre el gigante Gerión. Ésta y otras leyendas forman ya parte de la historia de la Torre.

Si queréis disfrutar de las bonitas vistas que nos regalan sus 55 metros de altura, no tendréis más remedio que subir 234 escalones, no aptos para todo el mundo. Pero una vez arriba, el esfuerzo tiene su recompensa…

En los alrededores de la Torre se encuentra también el Parque Escultórico, un museo al aire libre de 47 hectáreas donde descubriréis 18 esculturas, entre las que destaca el guerrero celta Breogán (a quien se le atribuye el origen de La Coruña y que está situada al comienzo de la rampa de acceso a la Torre de Hércules); algunos menhires, un monumento al rey Carlos III (bajo cuyo reinado se iniciaron las obras de remodelación de la Torre) o una Rosa de los Vientos, de 25 metros de diámetro.

Otra visita imprescindible es el Aquarium Finisterrae, frente a la Torre de Hércules. Fue inaugurado el 5 de Junio de 1999, doscientos años después de que el explorador Alexander von Humboldt (considerado el “padre de la geografía moderna universal”) realizase un viaje científico desde el puerto de La Coruña hasta América. Como dato curioso, hay que mencionar que también el 5 de Junio se celebra cada año el Día Mundial del Medio Ambiente, desde 1974.

La entrada cuesta 10 euros (4 euros para menores de 14 años y mayores de 65) y también tiene aparcamiento gratuito.
Si os apetece visitar más museos, una opción interesante es comprar en cualquier oficina de turismo una tarjeta Coruña Card, con una validez de 24 horas (11 euros), 48 horas (13 euros) o 72 horas (15 euros), dependiendo de los días que estéis en la ciudad y de las cosas que os gustaría visitar. (Para menores de 14 años cuesta 5 euros y se puede utilizar hasta 72 horas).

Este bonito acuario es conocido por los coruñeses como la “Casa de los Peces” y está formado por distintas salas y estancias. El “Piscinarium“, por ejemplo, es un precioso entorno natural donde nadan varias focas y, a determinadas horas, también podemos ver cómo sus cuidadores les dan de comer.





Otros dos bonitos lugares del acuario son la “Sala Maremagnum“, con más de 600 especies y donde también se celebran cenas de gala, con capacidad para 350 personas. O la “Sala Nautilus“, con una decoración muy al estilo del Capitán Nemo y donde nadan peces de mayor tamaño.

Sala Maremagnum
Sala Nautilus

Además de la Torre de Hércules, otro lugar imprescindible para disfrutar de magníficas vistas es el Monte de San Pedro. Para ello tenemos que subir en un esférico ascensor panorámico y pagar 3 euros para subir y otros 3 euros para bajar.

Subida al Monte de San Pedro
Detalle del ascensor panorámico

Una vez arriba, disfrutaréis de bonitas panorámicas de la ciudad.
Además, la Cúpula Atlántica es un mirador cubierto, con elementos interactivos, contenidos audiovisuales y pantallas táctiles, que os ayudarán a conocer mejor La Coruña.
Inicialmente esta zona fue un espacio militar defensivo y en consecuencia encontraréis dos enormes cañones Vickers, de 17 metros de longitud, adquiridos a una fábrica inglesa en 1929 y que fueron transportados al Monte de San Pedro en un complicado viaje.

Vistas desde el Monte de San Pedro
Cúpula Atlántica y Cañones Vickers

Otras visitas interesantes podrían ser la Iglesia de Santiago (Monumento Histórico Artístico desde 1972) y, muy cerca de ella, la Plaza de la Constitución, presidida por el Palacio de Capitanía General.

Iglesia de Santiago
Plaza de la Constitución

O el Castillo de San Antón, en el Paseo Marítimo, una fortaleza del siglo XVI que sirvió para defender la ciudad de los posibles ataques. Desde 1949 es también Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural, desde 1994. Actualmente alberga el Museo Arqueológico e Histórico de La Coruña.

Castillo de San Antón

Y muy cerca del castillo se encuentra el curioso y moderno edificio de la Torre de Control Marítimo.

Finalmente, una breve reseña sobre los Jardines de Méndez Núñez (de los más antiguos de la ciudad) y las galerías de la Avenida de la Marina, donde se encuentra uno de los mayores conjuntos acristalados del mundo y que fueron las antiguas viviendas de pescadores. Una imagen muy simbólica de la ciudad.

Jardines de Méndez Núñez
Avenida de La Marina

Y hasta aquí nuestra visita a La Coruña, una ciudad histórica con muchos lugares por descubrir, ¿no os parece?
¡¡Nos vemos en el próximo viaje, amigos!!

Deja una respuesta