Sidra El Gaitero, descorchando la Navidad

“La Navidad es la temporada para encender el fuego de la hospitalidad en el salón y la llama genial de la caridad en el corazón”.
(Washington Irving)

Entramos de lleno en la Navidad, esa época del año en la que intentamos buscar lo mejor de nosotros mismos para regalar a los demás. Alegría, felicidad, solidaridad… aunque también nostalgia, aglomeraciones y consumismo. Es temporada de cenas de empresa, comilonas y brindis y qué mejor manera de brindar que hacerlo con cualquiera de las sidras espumosas de El Gaitero, un clásico en los hogares españoles.

Junto a la ría de Villaviciosa, en el Principado de Asturias, esta centenaria bodega nos da la bienvenida con sus 40.000 metros cuadrados de instalaciones, declaradas Patrimonio  Histórico Industrial y compuestas por una zona de recepción de la manzana, sala de prensas, diversas bodegas, tren de embotellado y embalaje, oficinas, un museo y una sala de cata y degustación.

Imagen de www.turismoasturias.es

Merece la pena realizar la magnífica visita guiada, donde se muestra la historia de esta emblemática empresa y el proceso de elaboración de la sidra. Dura una hora aproximadamente y es gratuita, pero se recomienda reservar día y hora previamente. Aquí encontraréis los horarios y el teléfono para inscribirse.
Pero comencemos por el principio…

La historia de El Gaitero se remonta a 1888, cuando los hermanos Alberto y Eladio del Valle, con la financiación de Bernardo de la Ballina y Ángel Fernández, adquieren la maquinaria necesaria para dar comienzo a la “champanización” (o carbonatación) de la sidra y así poder exportarla a América, garantizando el perfecto estado de conservación.


En 1890 se funda la exitosa empresa “Valle, Ballina y Fernández, S.A.“, constituida con un capital social de diez mil pesetas y dedicada a la fabricación, venta y exportación de sidra espumosa. Para ello crean una imagen de marca inspirada en el cuadro “El Gaitero”, pintado en 1886 por el ovetense José Fernández Cuevas y que forma parte de la Colección Permanente, expuesta actualmente en el museo.

Pintura de “El Gaitero”, de José Fernández Cuevas

Años más tarde, en 1895, los hermanos Del Valle y Ángel Fernández abandonan la sociedad y ceden sus derechos a Obdulio Fernández Pando, con gran experiencia empresarial en Acapulco y quien adquiere la finca La Espuncia, actual sede de la fábrica. Al lindar con la ría de Villaciosa, resultaba muy adecuada para el transporte marítimo y terrestre. Allí se construyó un sencillo edificio, dedicado a la elaboración de la sidra y que servía también como bodega. Posteriormente se construyó una nave anexa y se fueron comprando otras fincas de la zona, adquiriendo también moderna maquinaria como trituradoras, embotelladoras o máquinas de corchar. La gestión de Obdulio Fernández supuso un gran éxito de ventas, gracias en parte a la fuerte inversión que realizó en campañas publicitarias.

Obdulio Fernández Pando

En 1900 las instalaciones ocupaban unos 10.000 metros cuadrados, con una producción anual que rondaba el millón de litros. Hoy en día su producción alcanza los 27 millones de litros de sidra al año y se han renovado las instalaciones, aunque todavía se conservan las bodegas originales.

La interesante visita guiada comienza en las antiguas oficinas de la fábrica, una casona construida en 1890 y que actualmente alberga la Colección Permanente de El Gaitero. En ella veremos una proyección en la que se explica la historia de la empresa, desde sus orígenes a mediados del siglo XIX hasta la actualidad.

Edificio que alberga el museo de El Gaitero

A continuación recorreremos el museo, donde se exponen documentos históricos como manuscritos, impresos o contratos y también maquinaria, fotografías y material publicitario… que nos demuestran que El Gaitero es mucho más que sidra.

Una vez abandonamos  la casona-museo, la visita continua en la zona de recepción de la manzana y en las distintas bodegas, donde nos explican todo el proceso de elaboración de la sidra, desde la selección de la manzana hasta que llega a nuestros hogares.

Zona de entrada de la manzana, donde se clasifica y se lava

En esta parte de la visita nos muestran también la sala de prensas, donde se tritura la manzana o el tren de embotellado y embalaje, todo automatizado. O algo tan interesante como la maquinaria utilizada en los primeros años de la fábrica.

Pero lo que más llama la atención son sus cinco bodegas: la Central, la de las Provincias, la de los Países Americanos, la de los depósitos de metal y la de los nuevos depósitos de acero inoxidable.
La Bodega Central, con más de un siglo de historia, fue la primera en construirse y contiene 200 toneles, distribuidos en tres pisos. Es la más bonita, desde mi punto de vista.

Las Bodegas de las Provincias y de los Países Americanos son un homenaje a los principales importadores de sidra El Gaitero y tienen grabados sus nombres y sus escudos en todos los toneles. Perdonad la mala calidad de las fotos, pero es una zona bastante oscura.

Las Bodegas de Metal y de Acero Inoxidable son las más utilizadas hoy en día y en ellas se realiza el fermentado de la sidra, siendo la de acero inoxidable la que acoge las sidras con Denominación de Origen.
Pero como os comenté antes, El Gaitero no es sólo sidra. En 1944 llega a la presidencia José Cardín Fernández, licenciado en medicina y sobrino de Obdulio Fernández. Fue una figura clave en la modernización de la fábrica, lanzando nuevos productos, como el dulce de manzana o los turrones navideños, que gozan de gran prestigio por su elaboración completamente artesanal y su  producción limitada. El turrón de Jijona es de mis favoritos.

Actualmente también realizan alimentos preparados, como fabada asturiana o chorizos a la sidra. Y han sacado al mercado una bebida isotónica denomida “Glacia“, ideal para deportistas.

Uno de sus últimos triunfos es la sidra Pomarina Espumosa, que se alzó con el premio a la Mejor Sidra Natural Espumosa de 2017, en la VII Edición del Salón de la Sidra de Asturias.

La visita finaliza en la Sala de Cata, con una degustación de sidras y donde están expuestos todos los productos que fabrican.

Para acabar, comentaros que el próximo 29 de Diciembre habrá un concierto solidario, en el que el Coro Amicorum Musicae interpretará doce villancicos asturianos. El horario será a las 20:00 horas y el precio 15 euros. Para más información os dejo aquí el enlace.

El Gaitero ha llevado muy lejos el nombre de Asturias y su eslogan “Sidra El Gaitero, famosa en el mundo entero” es buena prueba de ello. En estas fiestas navideñas muchos serán los hogares que brindarán con alguna de sus sidras achampanadas.

Por mi parte, sólo queda desearos a todos unas FELICES FIESTAS y, muy especialmente, a quienes se sienten solos en estas fechas, sin el abrigo de los suyos, a aquellas personas que han perdido algún ser querido o a quienes tienen a sus familiares lejos. Que paséis una FELIZ NAVIDAD y disfrutéis de las fiestas lo mejor posible. Brindo por ello.

Deja un comentario