Combarro, entre hórreos y cruceiros

“No puedes cambiar el viento, pero puedes ajustar las velas para alcanzar tu destino.”
(Paulo Coelho)

En la provincia gallega de Pontevedra y en el corazón de las Rías Baixas se encuentra Combarro, un pequeño pueblo de menos de 2.000 habitantes. Su casco antiguo fue declarado Conjunto histórico-artístico nacional en 1972 y en él se encuentran 30 de los 60 hórreos que tiene el pueblo y que son su principal seña de identidad.




Para quienes no lo sepan, un hórreo es una especie de pequeño granero donde se almacenan productos agrícolas, muy especialmente maíz, para conservarlos en perfectas condiciones de ventilación y humedad. Además de Galicia, son tambien muy habituales en Asturias, aunque bastante diferentes, sobre todo en cuanto a tamaño.

Hórreos gallegos de Combarro
Hórreo gallego en Combarro, construido frente al mar
Hórreos típicos asturianos, en el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón)

Una variante del hórreo asturiano es la panera. La diferencia entre ambos radica en los pilares (llamados pegollos) y sobre todo en el tejado. El hórreo tiene cuatro pegollos y un tejado a cuatro aguas, que se unen en la parte superior en forma piramidal. La panera tiene seis pegollos o más y debido a su planta rectangular, su tejado es con caballete y formado por cuatro vertientes iguales dos a dos, coronadas por una cumbrera horizontal. Además, cuenta con corredor y balaustrada. Suelen ser más ornamentadas que los hórreos y ambos servían también para almacenar alimentos caseros, a falta de sistemas más modernos, y para guardar debajo de ellos aperos de labranza y maquinaria agrícola, como arados, carros, rastrillos…

Panera típica asturiana

Volviendo a Combarro, además de sus hórreos hay que destacar también sus 6 “cruceiros“, monumentos religiosos de piedra apoyados sobre un pilar y formados por una cruz en su parte delantera y una imagen por atrás. Se colocan en cruces de caminos, iglesias e incluso en algunas casas particulares y tienen como objeto la protección y cuidado del lugar. Todo un símbolo gallego.
El cruceiro más importante es éste de la Plaza de la Fuente.

Plaza de la Fuente
Detalle del cruceiro

Combarro es considerado uno de los pueblos marineros mejor conservados de Galicia, pequeño pero ideal para hacer una escapada. Lo mejor es perderse entre sus estrechas y pintorescas callejuelas, admirar sus “casas mariñeiras” llenas de flores, echar un vistazo a las tiendas de productos típicos o degustar la gastronomía gallega en sus tabernas y restaurantes, situados en las antiguas viviendas de pescadores.

Calles de Combarro
Productos típicos a pie de calle
Restaurantes y terrazas

El toque moderno se lo da su puerto deportivo, con 334 plazas de amarre y un entorno ideal para la navegación.

Si alguna vez os acercáis a Pontevedra no dudéis en visitar Combarro, pues cumple a la perfección eso de “pueblo con encanto” y no os defraudará.
¡¡Hasta el próximo viaje, amigos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario