El banco más bonito del mundo está en Galicia

“La felicidad depende de nosotros mismos.”
(Aristóteles)

Casi siempre las pequeñas cosas son las que hacen grande la vida. No hacen falta caprichos lujosos para ser felices, a veces lo más simple nos regala momentos inolvidables.

En Ortigueira, provincia de La Coruña, se encuentra un sencillo banco de madera que un día colocó Rafael Prieto Fernández, mecánico de profesión, con el único objetivo de que sus hijos adolescentes y sus amigos dejasen de sentarse sobre las rocas de los acantilados de Loiba, cuando se iban a fumar. Lo llamaban “o pensadoiro” (un sitio para pensar) y, nueve años más tarde, sigue siendo un lugar idílico donde relajarse y disfrutar de las maravillosas vistas que nos ofrece, que van desde el cabo de Estaca de Bares al cabo Ortegal.

El título de “El mejor banco del mundo” (que puede ser muy discutible) se lo pusieron en 2010 un grupo de músicos escoceses que actuaban en el Festival de Ortigueira. Tras visitar los acantilados y quedar impresionados por su belleza, escribieron a bolígrafo en la parte trasera del banco la frase “The best bank of the world”. Como curiosidad hay que mencionar que “bank” en inglés se refiere a entidad financiera (el banco que sirve para sentarse se traduciría como “bench”)… aunque hay quien matiza que “bank” también puede traducirse como “acantilado inclinado”.
El desgaste por el paso del tiempo ha hecho la frase bastante difícil de distinguir, como pudimos comprobar.

Parte de su fama se la debe a un antiguo anuncio de la multinacional IKEA, en su campaña “Empieza algo nuevo”. La magia de la publicidad a veces obra milagros, ¿no os parece?

Pero quien de verdad hizo famoso el banco de Loiba fue el fotógrafo gallego DANI CAXETE, que supo capturar, con mucha paciencia y trabajo, una impresionante y maravillosa foto nocturna, que fue finalista en un prestigioso concurso organizado por el proyecto TWAN (premiado por la Unesco) y dedicado a descubrir los mejores paisajes nocturnos del mundo.

Preciosa fotografía de Dani Caxete

Al margen de que sea o no el banco más bonito del mundo, los acantilados de Loiba merecen una visita por la belleza de su paisaje. Juzgad vosotros mismos…

Pero en la zona también hay otros miradores muy recomendables, como el de Dos Carrís o el Chao do Monte, por el que pasa el camino que nos llevará al pequeño y pintoresco pueblo de San Andrés de Teixido y su ermita, a la que cuenta la leyenda que quien no peregrina en vida lo hará una vez muerto.

Mirador dos Carrís
Mirador Chao do Monte
Ermita de San Andrés de Teixido
Cruceiro frente a la ermita de San Andrés de Teixido
San Andrés de Teixido

Los acantilados de San Andrés de Teixido son los más altos de la Europa continental, con 613 metros y el mejor punto para disfrutarlos es el mirador de Vixía de Herbeira y su garita de vigilancia, construida en el siglo XVIII.

Acantilados de San Andrés de Teixido
Garita de Herbeira
Mirador Vixía de Herbeira
Mirador Vixía de Herbeira

En este miraror también encontraréis un moderno parque eólico, que aprovecha los fuertes vientos de la zona para generar electricidad, además de ser lugar para pasto de ganado.

Buenas vistas, unido a una compañía inmejorable, dan como resultado preciosos momentos para atesorar en nuestra memoria. Galicia, siempre mágica.

¡Hasta la próxima semana amigos!

Deja un comentario