Parque de la naturaleza de Cabárceno: exhibiciones y espectáculos

“Los ojos de un animal tienen el poder de hablar un gran idioma”.
(Martin Buber)

La semana pasada os hablé de los distintos animales que podéis ver en el Parque de la naturaleza de Cabárceno, así como los horarios y los precios. Esta vez os mostraré otras partes del parque, muy recomendables también, pero no aptas para gente con fobias. Así que si alguien tiene pánico a las serpientes, que no siga leyendo.

Lo primero que nos encontramos es el REPTILARIO, uno de los lugares que más me sorprendió. Aquí conviven adorables tortugas, tranquilos lagartos y peligrosas serpientes, venidas de los rincones más remotos del planeta.

Tortuga en el Reptilario de Cabárceno

Las serpientes despiertan miedo y curiosidad a partes iguales, sobre todo al ver la gran variedad de especies venenosas con que cuenta el parque de Cabárceno.
La serpiente de cascabel mejicana, muy agresiva y extremadamente peligrosa, es originaria del oeste de Méjico. Tiene un cascabel en la cola que emite un sonido muy característico y que agita para advertir de su presencia o como mecanismo de defensa.

Serpiente de cascabel mejicana

Otra variedad es la serpiente de cascabel de Mohave, más típica de desiertos. Es una especie de menor tamaño, pero con un veneno altamente tóxico.

Serpiente de cascabel de Mohave

La cobra de anteojos (Naja Naja) o cobra india es venerada y respetada en la cultura hindú y una de las más conocidas por todos nosotros. Los encantadores de serpientes indios la utilizan para sus espectáculos, pero una vez extraído el veneno de sus colmillos, que luego venden a altos precios.

Cobra de anteojos

Su principal seña de identidad es el capuchón que despliega alrededor de su cabeza cuando se siente amenazada. Y el peculiar apodo de “cobra de anteojos” se debe al efecto que produce la parte de atrás de ese capuchón, donde tiene dos manchas negras que se unen por una  curva.
Nuestra cobra de Cabárceno estaba algo dormida, así que os muestro aquí el detalle de su cabeza, gracias a una foto de un curioso blog de animales.

Imagen de http://aprendeanimal.com/

La anaconda verde es la mayor serpiente conocida en cuanto a peso, ya que puede alcanzar los 180 kilos, aunque el mayor ejemplar se encontró en Venezuela en 1944, con una longitud de 11 metros y un peso de 227 kilos. Se alimentan de cerdos salvajes, ciervos, jaguares y hasta algún humano despistado. Matan a sus presas mediante la asfixia, enroscándolas con su cuerpo y posteriormente tragándolas por completo. Sus digestiones son muy lentas, así que tras darse el festín pueden pasar meses sin probar bocado.

Anaconda verde

La víbora de Gabón es la más grande de todas las víboras. Posee unos colmillos de hasta 5 cms de longitud que, unidos a sus glándulas venenosas, proporcionan un veneno tan letal que con sólo una dosis es capaz de matar un elefante adulto.

Víbora de Gabón

A continuación podéis ver el impresionante aspecto de un brazo envenenado, tras dos horas de la mordedura de una víbora.

Otra conocida serpiente es la pitón india, con un carácter más tranquilo y sociable que el resto y que también es utilizada por algunos encantadores de serpientes.
Carece de veneno y mata a sus presas por estrangulamiento, al igual que la anaconda. Puede alcanzar 6 metros de longitud y 100 kilos de peso y desarrollar una fuerza muscular que supera a cinco hombres adultos.

Pitón india

Otra variedad que podéis ver de pitón india es este curioso ejemplar albino.

Pitón india albina

Y llegamos a la serpiente más rápida y letal,  la mamba negra. Su nombre se debe al color negro del interior de su boca y no a sus escamas, como se podría pensar. Se trata de la serpiente más larga de África (puede alcanzar 4 metros de longitud) y la más rápida del mundo, capaz de moverse a 20 km/h. Es letalmente venenosa, impredecible y muy agresiva, por lo que es considerada la serpiente más mortal del planeta.

Mamba negra

En el parque existe otra variedad, la mamba verde oriental, también de origen africano y muy venenosa. Es más pequeña, pudiendo alcanzar los 2 metros de longitud, pero igualmente peligrosa.

Mamba verde oriental

También las iguanas y lagartos tienen su sitio en el reptilario.

Los LEONES MARINOS es uno de los espectáculos que podéis ver en el parque de Cabárceno. Interactúan con el público y sus piruetas hacen las delicias de niños y mayores.

Sus entrenadores les ayudan a mostrar sus habilidades, ya sea bailando, jugando o saltando.

León marino bailando con su entrenadora

Su peso alcanza los 250 kilos y pueden llegar a vivir 25 años. Son animales muy inteligentes, por lo que han sido utilizados como terapia para mejorar el aprendizaje, la autoestima y el habla de niños con autismo y parálisis cerebral.



Otro espectáculo de Cabárceno, muy recomendable, es el de las AVES RAPACES, procedentes de América, Europa y África y que sobrevuelan nuestras cabezas, posándose incluso entre el público.
Buitres leonados, halcones peregrinos, águilas americanas (también llamadas calvas), milanos o búhos nos muestran sus impresionantes técnicas de vuelo y de caza. Imprescindible verlo.

Imagen de https://parquedecabarceno.com

Finalmente, unos consejos que os pueden ser de ayuda:
– El primero es bastante obvio: ropa y calzado cómodos. El parque es enorme y la visita nos puede llevar perfectamente un día entero.
– Nada más llegar al parque (y pagar la entrada) nos entregan un plano con la situación de los animales y los horarios de las distintas exhibiciones. Es importante tenerlo en cuenta para aparcar sin problema y poder llegar a tiempo de ver cada espectáculo… y ya de paso, coger un buen sitio en las gradas.
– Para comer tenéis varias opciones. Podéis hacerlo en los distintos restaurantes y cafeterías que hay allí dentro o bien llevar la comida de casa y sentaros en cualquiera de los merenderos distribuidos por el parque. Otra opción sería salir fuera, pero conservando la entrada, pues os la pedirán de nuevo al volver al parque.

Y hasta aquí nuestro viaje a Cabárceno y sus maravillas. Cantabria tiene rincones mágicos que merece la pena conocer, sin duda. ¡Hasta el próximo viaje, amigos!

 

 

2 respuestas a “Parque de la naturaleza de Cabárceno: exhibiciones y espectáculos”

  1. Me gustan estas imagines y este era el concepto que tenia de este parque pero hace unos dias vi unos comentarios en prensa que hablaban muy mal de sitio por el abandono del entorno y de los animales.

    1. Hola José Luis. Sí, lamentablemente yo también lo leí. Lo comento en el anterior post, con la primera parte de mi viaje a Cabárceno. Parece ser que hay pocas inversiones y que las instalaciones están bastante obsoletas. Ojalá encuentren una solución pronto, porque sería una pena cerrar este parque tan bonito.

Deja un comentario